Breve presentación…

Creada en la sede del Ateneo de Málaga, el 19 de Junio de 2008

La Asociación Carta Malacitana se constituye, en el Ateneo de Málaga, el día 19 de Junio, de 2008 como una organización de naturaleza asociativa y sin ánimo de lucro, al amparo de lo dispuesto en el artículo 22 de la Constitución Española, en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación y en la Ley 4/2006, de 23 de junio, de Asociaciones de Andalucía; y está registrada en el Registro de Asociaciones de Andalucía, con el número 8178 de la Sección Primera, según Resolución de la Delegación Provincial de Justicia y Administración Pública, de Málaga, de fecha 30 de septiembre de 2008.

Los fines
Los fines de la Asociación -desde las dimensiones de la cultura, la alimentación, la salud, el turismo, la restauración, la agroalimentación y el desarrollo local- son los de la divulgación, fomento y promoción de los productos, el recetario tradicional y las costumbres que constituyen el patrimonio cultural y gastronómico de Málaga.

Los objetivos
Colaborar al impulso, el conocimiento, la revitalización y la proyección de la cultura tradicional malagueña.
Colaborar en la difusión de los valores de la cultura alimentaria malagueña y procurar su puesta en práctica por las administraciones públicas, las instituciones ciudadanas y empresariales y el pueblo malagueño en general:

  • Propiciando la actualización y concreción del patrimonio gastronómico en un “nuevo modelo gastronómico malagueño”, consensuado con visión de futuro, integrador de las cocinas comarcales y las nuevas realidades gastronómicas y agroalimentarias de la provincia, inspirado en los valores de la mediterraneidad, la salud pública, la biodiversidad y la sostenibilidad económica y medio ambiental.
  • Promoviendo la puesta al día del recetario tradicional de Málaga, para recoger en él, desde el respeto a sus valores esenciales, la nueva despensa y las nuevas recetas acorde a los valores nutricionales actuales.
    Impulsando el conocimiento y la práctica del recetario gastronómico malagueño en restaurantes y centros de formación hostelera, así como en asociaciones de consumidores, culturales y recreativas.
  • Fomentando la puesta en valor y el consumo de los productos agroalimentarios malagueños en todos los ámbitos (institucional, turístico, restauración, doméstico) desde el desarrollo sostenible y el respeto a la biodiversidad.

Contribuir al desarrollo de modos de vida y alimentación justos, responsables y respetuosos con el medio ambiente; todo ello para preservar, mejorar y mantener la salud de las personas en un mundo más saludable y sostenible.

Los comentarios están cerrados.